Prevención

prevencion de alergiasEs esencial conocer los niveles de exposición o presión alergénica a la que está sometido el paciente alérgico. En la actualidad, es posible medir en microgramos por gramo de polvo los niveles de alérgenos de ácaros del polvo doméstico en los domicilios de los pacientes. Los alérgicos a hongos y/o ácaros deben evitar la utilización de humidificadores, y deben ventilar y limpiar con frecuencia la casa. Además, deben evitar vivir con objetos que acumulen polvo (moquetas, alfombras, cortinas) y procurar que los suelos y paredes sean limpiables.

Existen también colectores de pólenes que realizan mediciones de estos en prácticamente todo el territorio nacional. Así, el paciente alérgico a pólenes de gramíneas conoce la concentración medida en granos por metro cúbico de aire y día. La Sociedad Española de Alergología en Inmunología Clínica (SEAIC) facilita esta información a través de su página web (www.polenes.com). Los alérgicos a pólenes deben tomar una serie de medidas de protección en las épocas de polinización (usar gafas de sol, viajar en el coche con las ventanillas cerradas, evitar pasear o hacer deporte al aire libre en las horas de máxima polinización, evitar cortar el césped, etc.). Los pacientes alérgicos a aeroalérgenos deben evitar la presencia de animales en el domicilio, y si los tienen, deben bañarlos periódicamente con productos adecuados.

El tabaco es perjudicial para todas las personas, pero mucho más para los pacientes alérgicos que presentan inflamación de las vías respiratorias altas y bajas. Los alérgicos no deben fumar (fumadores activos) y no se debe fumar en su presencia (fumadores pasivos).

Es muy importante no caer en la automedicación. Cada paciente requiere un tratamiento en función de su enfermedad alérgica, su severidad (leve, moderada o grave) y la presencia de sintomatología (intermitente o persistente). Cada alérgico debería disponer de un plan personalizado de tratamiento para conseguir el control de su patología.

En el caso de pacientes que han presentado anafilaxia es muy importante el entrenamiento en el correcto empleo de autoinyectores de adrenalina.

La inmunoterapia específica con alérgenos ha demostrado su eficacia previniendo el paso de rinitis a asma, y también frenando la aparición de nuevas sensibilizaciones a otros aeroalérgenos. En los pacientes en que esté indicada debe utilizarse en pauta, composición y tiempo suficientes.